Sant Jordi

Abro la puerta de casa dispuesta a quedar con él, ¡hoy es el auténtico día de los enamorados! quiero bajar todo el centro de Barcelona hojeando libros y regalarle ese de Revérte que pedí en préstamo de la biblioteca y me gustó tanto, “El club Dumas”. Quiero compartir con él mi mejor secreto, el poder evasivo y gratificante de la literatura. Quiero comprarme para mi también el “Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago, Premio Nobel de literatura y alguno de poesía. Estamos en el tren y ¡Qué emoción! todo un año y los libros están en la calle otra vez.

Con más ilusión que un niño que va a compar un caramelo salimos por Plaça Catalunya hacia los puestos de libros, voy corriendo hacia el primero y veo que sobre la mesa no hay nada, me desespero, le preguntdo dónde estan los libros. El señor me sonríe con una sonrisa que me parece turbia y me enseña un lector digital. ¿Qué libros ponemos? – me pregunta, me asusto, y le contesto. – Yo quiero libros, no le he pedido un ordenador. – El señor sigue sonriendo y cada vez su cara me parece más maligna. ¿Dónde puedo comprar libros? – insisto. El señor me manda a un callejón que une la Rambla con el paseo del Portal de l’Angel, miro el cartel de la tienda y dice: “Antiguedades”.

Por suerte, suena mi despertador y Laura a venido a buscarme. Esta tarde bajo a Barcelona, espero que queden libros para muchos años.

Feliz día del libro.

Gemma Rotger Moll

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s