Cultura y tortura

Hace unos días en mis vacaciones estaba viendo la televisión con mi pareja cuando nos quedamos horrorizados por un documental sobre las culturas “destructivas” y practicas relacionadas con ellas que todavía siguen en pie en el mundo.

Vimos como una madre calentaba piedras llanas y las aplicaba, ardientes, sobre los pechos de su hija de doce años, apretando hasta que la pequeña gritaba como loca. El periodista que estaba relatando este documental aseguró que esta madre repetirá esta misma práctica con su hija cada día durante meses, hasta que sus pechos sean planos. ¿Por qué? para proteger a su hija de los hombres, ¿y del cáncer de pecho quien la protege?, ¿y de las quemaduras?…

Des de luego hay ciertas culturas que deberían plantearse debatir o eliminar algunas practicas poco ortodoxas que afectan a la salud y al bienestar del mundo. Otro ejemplo claro de éstas es la mutilación genital femenina que se practica a niñas de entre 4 y 10 años en el centro del continente africano. Y bien ¿que es entonces cultura y que es tortura?

En nuestro país tenemos ahora el debate abierto con la tauromaquia. El día siguiente de ver este documental leímos en un periódico digital que las corridas de toros habían sido prohibidas en Catalunya y nos alegramos mucho. Si bien no nos quedamos sorprendidos de lo fuera de quicio que son capaces de sacar las cosas los malos perdedores. “Catalunya veta los toros porqué así se siente menos española” dijo un hombre, y yo le digo a este señor que pasa que las Canarias tampoco son españolas entonces si no hay toros. ¿Y que pasa con la comunidad de Madrid? tenéis suerte sado-taurómacos de tener a Aguirre en el congreso que es quien más entiende de tortura y por supuesto, de cultura.

Mi propuesta es simple, hacerle un planchado de pecho, amputarle los genitales y clavarle banderillas a todo aquel ser que afirme que la tortura es su cultura, así todos contentos. Si es su cultura que la defiendan con su sangre no con sangre ajena. Y si para el Partido Popular un Bien de Interés Común es una tortura que le cuesta al estado mas de 500 millones de euros al año, que paguen de su bolsillo las banderillas rotas.

Gemma Rotger Moll

Anuncis

3 thoughts on “Cultura y tortura

    1. Veo que es fácil hablar desde el anonimato. Pero dudo que seas quien me conozca suficientemente como para decir que me queda a la izquiera de que, tengo 19 años, que si me conoces lo sabrás también, y no se a cuantos hace a que te refieres pero en Barcelona los niños de 12 años no entienden de política, ni en Barcelona ni en ningún lugar en el que haya vivido.

      Si te he ofendido ya sea porque el PP sea tu partido político, tus ideales de derechas o te gusten los toros, no voy a pedirte disculpas, yo hablo con nombre y apellidos, pero te pediría que si tienes alguna critica que hacer a mi blog o a el contenido del mismo lo hagas sin insultar a mi persona, y si quieres hablar como yo, alto y claro, habla también con nombre y apellidos.

      Saludos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s