El país de la holgazanería

Holgazanería, defínase como “ociosidad voluntaria, pereza, falta de ganas de trabajar”. Si bien señores y señoras no hace falta buscar esta palabra tan larga y ociosa en el diccionario porque nos encontramos en un país de holgazanes y la mejor definición la encontramos en la calle a cualquier hora del día.

Tiempos bellos eran aquellos en que la mayor ambición de los párvulos era convertirse en hombres trabajadores y admirados tanto por sus padres como por el resto de la sociedad. Si bien no, ¿quién no ha querido ser alguna vez médico, piloto o veterinario? Se movieran por lo que se movieran, la ambición de los niños del pasado era levantar algo grande ellos mismos, algo para poderlo compartir con los demás, aun que su grandeza fuera solamente superficial, es decir, trabajar para ganar mucho dinero o para que “fulanito” los envidiase. Al fin y al cabo, son solo niños.

Si bien desde hace unos años aparecieron los “padres modernos” y con ellos los “hijos modernos”. Niños cuya mayor aspiración no es estudiar, ni trabajar, ni si quiera intentarlo, creo que todo el mundo alguna vez ha escuchado hablar de la “generación “nini”. Aquellos niños cuyos padres iniciaron a la gandulearía y ahora, a sus veinte años su trabajo es hacerse las calles todo el día y subir el índice de repetidores y de fracaso escolar de éste, nuestro país.

No voy a negar que la crisis económica haya causado situación de inactividad, pero hay que reconocer que entre inactividad y la holgazanería que se respira en cualquier calle de cualquier ciudad española hay un paso de gigante.

¿Cómo va a ser la próxima generación? es la pregunta que me hago cada vez que el bajísimo nivel cultural (no intelectual, aun que pudiera darse el caso) sale a la luz. “Porque el pelo se encrespa por la electricidad del sol”. Y to digo, si claro, por eso se apaga de noche ¡porque alguien lo desenchufa!

¿Quién es el culpable de dichas atrocidades? No cabe la menor duda que dicho causante son, nada más y nada menos, que los partidos políticos prehistóricos que se encargan de mantener nuestro país bien atrasado. Si bien no, en la España de siglos pasados conservadores y liberales se turnaban en poder bipartidista del mismo modo en que se sigue haciendo hoy, con nombres diferentes, en el poder legislativo del país.

Ahora se acercan las elecciones, crecen las mentiras y las calumnias. Nosotros, ciudadanos respetables en un sistema cuestionable merecemos que alguien se preocupe de nosotros y no solamente de difamar contra la oposición o de la oposición al gobierno. No, yo creo que no merecemos ésto. Y si bien se dice que la casa no debemos empezarla por el tejado, empecémosla por los fundamentos, que no son otros que los ayuntamientos.  Basta de fechorías, acabemos de una vez con esta situación de holgazanería y anti-educación. El 22 de mayo no les votes, simplemente porque no merecen tu voto.

2 thoughts on “El país de la holgazanería

  1. Jo, Gemma! Me encantan tus textos! Me lo paso genial leyendo tus cosas. Siempre que publiques, me lo dices, eh? Me parece genial. Aunque yo miraría también un punto de vista interesante que trata, principalmente, sobre la igualdad y va relacionado directamente con la maternidad y la manera impuesta por la sociedad que se vive hoy día sobre cómo debe criarse y educarse a los hijos. Mi opinión en este sentido es que los grandes olvidados y desamparados siempre, a los que nadie escucha, son los niños. Fíjate en las historias que pueda contarte tu padre de cuando jugaba a las canicas por la calle y las de los niños de hoy día, que se pasan el día metidos en aulas, una casa con unos padres que les hagan a penas caso (o niñera) y actividades extraescolares. Esto también es un gran fallo a la hora de “educar” a los niños que después sucumbirán al fracaso escolar.

  2. Gracias Isabel, da por supuesto que te avisaré, aun que si vas al botón naranja de debajo de mi foto, el que pone suscríbete, recibirás una notificación automática en tu correo electrónico.

    Por lo dicho, cierto es todo lo que dices. Aun que yo sigo pensando que el sistema esta destinado no solamente al fracaso económico, sino también a la quiebra intelectual y cultural de nuestro país y que como los políticos sigan cosiendo y recosiendo las leyes a su gusto no tardaremos mucho en caer.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s